PREGUNTAS FRECUENTES

  • ¿Qué es el embriquetado de virutas metálicas?
  • Un procedimiento industrial que consiste en someter a altísimas presiones a las virutas metálicas procedentes del mecanizado introducidas dentro de una matriz. Si la viruta, como es normal, está impregnada de taladrinas o aceites, estos son, prácticamente eliminados, y en todos los casos se configura un sólido perfectamente manejable y transportable.

  • ¿Cuál es la mayor ventaja del embriquetado?
  • La masiva eliminación de las taladrinas y aceites que contiene las virutas metálicas. Es el sistema más efectivo de minimizado que se utiliza actualmente en la industria mundial. El contenido de fluido que acompaña a las virutas es del orden de 1%, que viene a ser el 50% del que contiene las virutas tratadas mediante centrifugado.

  • ¿Qué supone la eliminación del fluido de corte?
  • La eliminación del fluido de corte modifica las características de la viruta, pasando de ser un residuo peligroso a un residuo no peligroso. De acuerdo con las últimas legislaciones, tanto europeas como nacionales, en ningún caso es residuo peligroso, ya que el valor de su ecotoxicidad es mayor que 3000 EC50 y la concentración menor que 3%. Se considera un factor muy importante que la briqueta sea un residuo no peligroso, tanto para su manipulación, tratamiento o transporte.

  • ¿Es efectivo el reciclaje de las briquetas?
  • El reciclaje de las briquetas mediante una fusión posterior, se realiza en unas situaciones ideales. Por las altas presiones que se ha sometido a la viruta, del orden de 4.000 kg/cm², el sólido configurado cuando se le incorpora a la colada en el horno de fusión, no tiene peligro de fisuras, desmoronamientos, estallidos o explosiones. La compacidad de las virutas imposibilita la opción de que parte de ellas salga por la chimenea junto con los humos, contaminando el ambiente. La ausencia de fluidos de corte favorece la uniformidad de la composición final de la colada.

  • ¿Corren riesgos los operarios con el embriquetado?
  • Aunque se trabaje con elevadísimas presiones de embriquetado y se manipulen fluidos de corte, la salud de los operarios que atienden las instalaciones no corren ningún riesgo. El operario no tiene contacto con el fluido de corte, ya que el que escurre es recogido en bandejas y enviado por conductos subterráneos a depósitos especiales, para que sea retirado por un Gestor de residuos Peligrosos.  A pesar de los altos rozamientos que se generan durante el proceso de embriquetado, la temperatura en el núcleo de la briqueta no sobrepasa los 40º centígrados, por lo que evaporación de fluidos y creación de humos y neblinas es prácticamente nula.

  • ¿El transporte de las briquetas es conflictivo?
  • En el ADR2001, norma Europea vigente sobre el trasporte internacional de mercancía peligrosas por carretera, no recoge estas briquetas como mercancía peligrosa, y por sus características no existe la posibilidad de catalogarla como tal. El posible escurrido natural de fluido es nulo. En las condiciones atmosféricas más desfavorables sus lixiviados tendrían ecotoxicidad, Ph y conductividad dentro de los límites admitidos como productos no peligrosos. Destacaremos la sencillez de su transporte debido a su reducido volumen y su cómoda manipulación.

  • Si el embriquetado tiene tantas ventajas ¿Por qué actualmente no se embriqueta más?
  • La producción de viruta anual en España es de 1.800.000 Tm, de las cuales las embriquetadas no llegan a 40.000 Tm, que representa solamente el 2,22% del total.  Entendemos que las causas se deben a la modernidad de la tecnología de minimización y, fundamentalmente, al elevado costo de embriquetado.

    Por las altas presiones de embriquetado, necesaria uniformidad de composición de la briqueta, por los sistemas de tamizado y triturado y por la limpia recogida de los fluidos de corte escurridos, el costo de la planta de embriquetado es muy alto.  El fluido de corte escurrido en el embriquetado, de acuerdo con al Legislación actual, debe ser retirado por un gestor de Productos Peligrosos, por lo que tenemos un coste adicional que encarece considerablemente el proceso.

  • ¿Qué cantidad de fluido de corte se recuperarían en Cantabria utilizando la tecnología del embriquetado?
  • En Cantabria diariamente se producen más de 100.000 kg de viruta húmeda que vienen a suponer 30.000.000 kg anuales. Los kilos de fluido de corte arrastrados por las virutas son del orden de 1.000.000 de los cuales 700.000 se recuperarían en el supuesto de que el total de las virutas fuesen embriquetadas.

  • ¿Se deberían ayudar a las empresas que realizan mejoras medioambientales en Cantabria?
  • Entendemos que las empresas que minimizan virutas metálicas en Cantabria, transformando un residuo peligroso en no peligroso, deberían tener ayudas por parte de la Comunidad Autónoma. La vigilancia del cumplimiento de las normas europeas, nacionales y comunitarias, sobre residuos peligrosos y mercancías peligrosas entendemos que debe ser un factor prioritario.

    Es necesario que en Cantabria, como en otras Comunidades Autónomas, que ya las tiene desde hace muchos años, se concedan subvenciones específicas a fondo perdido para inversiones cuando tengamos mejoras del impacto ambiental de la actividad industrial, siendo el minimizado de virutas metálicas un tema prioritario. El alto costo de la retirada de los fluidos escurridos por el Gestor de Residuos Peligrosos, creemos que también debería estar subvencionado directa o indirectamente.

  • ¿Quién embriqueta viruta metálica en Cantabria?
  • En Cantabria, en Santiago de Cartes y Campuzano, existe una planta embriquetadora de virutas metálicas, propiedad de Marino Berrio, capaz de absorber los 100.000 kg que se generan diariamente en Cantabria.

    En sus instalaciones tiene dos líneas de embriquetado:

    a) Embriquetado con prensa hidráulica vertical MHG.
    b) Embriquetado por prensa hidráulica horizontal LIDEMANN.